En qué invertir en finca raíz en Colombia en 2017



19 agosto, 2017 Asesoria en Finca Raiz, Asesoria Inmobiliaria, Inmobiliaria, Noticia, Venta Inmuebles Colombia

(Tomado de la revista Dinero)

La finca raíz es una opción para considerar ante expectativa de menores tasas de interés. Le contamos en qué puede invertir y en qué no debería dejar sus recursos. ¿Le apostaría a este sector en 2017?

En su segundo año de gobierno, los alcaldes del país están empezando a ejecutar obras de transporte público y de renovación urbana, lo que claramente implica una oportunidad de inversión, pues en el área de influencia de estos proyectos es factible comprar inmuebles de uso comercial o viviendas que queden cerca de estaciones. 

“También se puede dar el efecto contrario, pues a veces la vivienda se desvaloriza si está al lado de un punto muy congestionado. Pero si uno sabe el trazado de una nueva línea de metro, se puede encontrar un espacio para un centro comercial. Son oportunidades y amenazas”, explica Roberto Cáceres, director de la oficina en Colombia de Colliers.

La presidente de Fedelonjas, María Clara Luque, considera que este año el mercado inmobiliario puede estar mejor que el pasado, pues se prevé una reducción de tasas de interés, lo que favorece a los créditos hipotecarios. Agrega que los precios de la vivienda nueva han mantenido su ritmo de crecimiento, mientras los de la usada avanzan más lento, pero no se desvalorizan. Estima que en el país las viviendas se valorizan entre 5% y 7% anual. 

Cáceres agrega que si la compra es para arrendar, los inmuebles comerciales resultan mejor, pues se puede obtener 0,7% mensual de la inversión, mientras que en vivienda es 0,5%, pero en vivienda la valorización de largo plazo puede ser mayor que en locales comerciales.

Dónde sí 

  • En viviendas de estrato 3 y 4, que siguen teniendo una demanda insatisfecha. Se arriendan y venden fácil y sus precios no están inflados.
  • En vivienda en Bogotá, pues la ciudad tenía un rezago de proyectos desde la administración pasada, que ahora se están materializando.
  • En Medellín, que es una ciudad que se está posicionando como hub de tecnología y sus hoteles viven con alta ocupación.
  • Oficinas antiguas y de amplios espacios, que se están quedando desocupadas, pues sus inquilinos se pasan a unas más nuevas. Eso ha forzada a las antiguas a bajar sus precios. Es una inversión de mediano plazo (5 o 6 años).
  • En bodegas e inmuebles logísticos a lo largo de las nuevas vías 4G.

 

Dónde no

 En estratos altos (5 y 6), donde los precios están tan altos que a veces ni a los mismos constructores les prestan para edificar.
  • En todo el país evitar las oficinas de altas especificaciones, dado que hay sobreoferta en ese nicho.  En Barranquilla hay una mayor sobreoferta y para todos los tipos de oficinas.
  • En Yopal, donde se hicieron muchas construcciones por el boom petrolero y ahora no hay quién las ocupe.